Noticias | Oscar®
01 Marzo 2017
Divertidísimo monólogo de Jimmy Kimmel sobre el error en los Premios Oscar®
El host contó cómo vivió este hecho único en la historia de la Academia®
La 89 edición de los Premios Oscar® ya es historia, aunque mucho se seguirá hablando de ella por haberse anunciado a "La La Land: Una historia de amor" (La La Land) como ganadora en la categoría Mejor Película cuando en realidad debía entregársele la estatuilla a "Luz de luna" (Moonlight). Concluido el evento y resuelto el misterio de quién es el culpable, el host de la ceremonia, Jimmy Kimmel, contó en su programa cómo vivió ese momento.

En un genial monólogo sin desperdicio, opinó que el del domingo fue uno de los finales más extraños en televisión desde "Lost" y confesó que comenzó a entender lo raro de la noche porque la palabra "sobre" se volvió Trending Topic. Tras repasar el instante en el que Warren Beatty duda de lo que está leyendo en la tarjeta y se la da a Faye Dunaway, su coprotagonista de la cinta de 1967 "Bonnie and Clyde", señaló: "Clyde tiró a Bonnie debajo del autobús. Fue muy astuto".

Kimmel reveló que su plan original era terminar la velada sentado junto a su "archienemigo" Matt Damon, pero notaron movimientos inusuales. "Matt se giró y me dijo: 'Creo que escuché al jefe de escena decir que anunciaron mal al ganador' -continuó- Lo primero que pensé fue: 'Ahora saldrá algún presentador a aclarar qué sucedió', pero recordé que yo era el anfitrión".

El conductor mostró otro fragmento en el que se ve a Jordan Horowitz, productor de "La La Land", volcarse al micrófono para llamar a las tablas del Dolby Theatre a los responsables de "Moonlight". Al verlo, reconoció que su primer instinto fue decirle que corriera con su Oscar®, pero no lo hizo. Los segundos de confusión fueron eternos, hasta que por fin Beatty explicó lo que había ocurrido. "Así que ahí teníamos a los productores de los dos films en el escenario y nadie sabía quién era quién, y ahí estaba yo como un idiota, sintiéndome mal por esos chicos y esforzándome por no reírme", añadió con el humor que lo caracteriza.

Después de esto, apuntó que Denzel Washington jugó un rol clave para cerrar la edición. Según sus palabras, "hacía gestos para llamar mi atención y señalaba a alguien detrás de mí y gritaba: '¡Barry!'. Miré hacia atrás y vi que estaba Barry Jenkins, el director de 'Moonligth'. Quería que le diera el micrófono para que diera su discurso... ¡Que tiene todo el sentido! ¡Gracias a Dios que Denzel estaba allí!".